911196912 806430603 consultas@lauravera.es

Triángulo dramático (no va de cuernos)

Hay un concepto que es muy útil a la hora de hacer perfiles con las personas, perfilar roles cuando la relación es claramente un juego psicológico.

Vamos a ceñirnos al aspecto sentimental que es el que os preocupa al 80% aunque es aplicable a otros ámbitos de vuestra vida, por supuesto, y vamos a saltarnos términos técnicos que pertenecen a psicólogos, psiquiatras, etc… Vamos a lo práctico.

Las personas que son inseguras o tienen miedo buscan tener el control en las interacciones sociales. Generalmente lo hacen sirviéndose de un comportamiento a través del cual podríamos etiquetarlos en víctimas, verdugos y salvadores.

Aprenden a través de la experiencia que lograr su objetivo les es más fácil o más cómodo interpretando un papel. Su objetivo siempre es el mismo: llamar tu atención, ser el centro de tus pensamientos.

No es invariable, hay personas que alternan roles y tampoco hace falta que estemos demasiado traumatizados, solemos caer casi todos en algún momento de nuestra vida en uno de estos roles. El verdadero problema es cuando se cronifican.

Cuando un miembro de la pareja juega a este juego es fácil que el otro entre al trapo y acabe adoptando alguno de los otros roles que el concursante inicial invita a tener.

Las relaciones basadas en este “juego” psicológico son relaciones que no son sanas, van a hacer que estéis permanentemente repitiendo patrones, bucles destructivos…

Vamos a comentarlos.

Víctima

victima

Las víctimas se presentan como personas sometidas a la necesidad de corresponder a todo el mundo, incluso por encima de sus posibilidades.

Son personas a las que les gusta hablar mucho de sí mismas, hacen un recorrido por su pasado de forma extensa y detallada.

Manipulan lo que les ha pasado para que parezca que ellos solo han hecho lo que tenían que hacer. Han sido los demás los que han abusado de ellos, de su esfuerzo, de sus recursos, de ellos.

Se presentan como personas pasivas, indefensas, no hacen nada y viven arrastrados por una serie de “coincidencias”. Parece que han tenido mala suerte en el pasado, en este caso a nivel sentimental, pero también son incapaces de separar pasado y presente.

Son incapaces de remontar cualquier trauma o frustración que tengan, se quedan atascados en los problemas porque no dejan que la vida fluya, el reloj se para con cada puñalada que el despiadado destino les ha dado.

Si discutís su actitud será la de echarte en cara absolutamente todos los esfuerzos que ha hecho por ti, la dedicación que ha dado a la pareja y, si puede, te comparará con su ex, quién le hizo lo mismo que tú en mayor o menor grado.

Los eternos insatisfechos no serán felices nunca, viven cómodos entre las quejas que les proporcian la atención de eventuales (o crónicos) salvadores. No necesitan esforzarse, tampoco necesitan hacer examen de conciencia, ellos lo han hecho todo correcto… y los demás, con tal de no escucharles, solemos resolverles la papeleta.

¿Tu pareja o tú sois víctima?

  • Intentad no devolver al presente temas pasados cuando estéis debatiendo o discutiendo.
  • ¿De verdad crees que la vía fácil es la mejor? Escudarte en lo que te pasó lo único que hará es que te amargues, no vas a disfrutar el presente cargando con el pasado.
  • En el momento “bucle de quejas”, no hay que hacerle caso. O te habla del presente y lo que le preocupa ahora o la conversación sólo irá por los derroteros que le interesa a quien tenga el rol de víctima, no te dejes manipular.
  • La pregunta “¿y qué has hecho tú por la situación X?” suele desconcertarles bastante. Si no quiere razonar o se limita a decir cosas como “darlo todo, esforzarme, intentarlo” deberías preguntarte si es que es estúpido con 0 capacidad de autocrítica además de víctima. Plantéate si te interesa tenerle como pareja.

Verdugo

verdugo

Los verdugos son criticones, se meten continuamente con los defectos de los demás. En el grupo de amigos son los que llevan y traen cotilleos para enfrentar a las personas.

Personas que se escudan en su necesidad de decir “siempre la verdad” para vomitar todo aquello que piensan que, generalmente, no suele ser positivo.

Ponen las cosas difíciles, son los que quieren tener una relación pero no pueden porque el compromiso les da alergia. Premian que te comportes de una forma dócil con su magnífica presencia pero, para poder manipularte y controlarte, juegan con los tiempos.

Aparecen y desaparecen a conveniencia, cuando creen que es necesario para poder proporcionar la tensión justa a la “cuerda” que os une. Siempre tensa, cuanto más cerca y más abajo, mejor. Él o ella mandan, y se acabó.

Son personas que hablan en términos absolutos, no hay puntos intermedios, su actitud suele ser extrema y radical.

Son la pieza fundamental de las víctimas y para ellos, tener víctimas es algo vital.

Manipuladores absolutos, pueden esperar el tiempo que sea necesario y comerte la cabeza todo el tiempo que necesiten para que, al final, tú hagas lo que ellos quieren.

Para ellos todo es personal, suelen ser bastante egocéntricos y creen que el mundo gira entorno a ellos eso les hace bastante susceptibles y pueden adoptar una postura agresivo-pasiva si sienten que les estás atacando, tendrás que medir tus palabras para no ofenderle.

¿Tu pareja o tu sois verdugos?

  • Son personas que en sus discusiones intentan abarcar muchos temas para empoderarse. Cuestionan muchas cosas al mismo tiempo para acertar con alguna así que las discusiones de una en una.
  • No les sienta muy bien la crítica, si no quieres que reaccione atacando mide lo que puedas decirle para que no se lo tome de forma personal.
  • “¿En qué te afecta a ti?”. Quizás puedan responderte esa pregunta, entonces viene la siguiente: “¿te afecta tanto como para herirme así?”
  • Hay que recordarles que a los demás también nos duelen las cosas.

Salvador

salvador

Los salvadores son personas que fingen ser completamente empáticas e intolerantes al dolor ajeno. Sienten que tienen que salir al rescate de quién necesite su ayuda, se la pidan o no.

Son personas que necesitan llamar la atención de los demás para que les reconozcan el mérito. Su autoestima suele estar a niveles tremendamente bajos y para eso buscan la aprobación de los demás comportándose de tal forma que a los demás no les quede otra que reconocerles lo mucho que valen.

Miden lo justo e injusto al centímetro y salen en defensa de situaciones o personas que no tienen nada que ver con él sólo para recibir el aplauso de después.

Si no consigue el reconocimiento suele alternarse con el rol de víctima para conseguir llamar la atención.

Cuanto más grande es el problema del otro mejor se siente consigo mismo porque siente que su intervención es más importante y trascendental. Recuerda que si no le recuerdas continuamente lo mucho que ha hecho por ti no se sentirá satisfecho porque no tendrá la atención que merece, acorde a su esfuerzo, por lo que es posible que busque el problema indicado para que le devuelvas el favor y podáis intercambiar papeles.

Sí, intercambiar papeles, si tienes un salvador al lado es que tú eres víctima.

No existen salvadores sin víctimas inocentes a las que salvar de las garras del destino y, a menudo, intercambian roles para poder ir sobrellevando lo que es vivir en este cruel mundo lleno de pruebas y problemas.

¿Tu pareja o tú sois salvadores?

  • Ya puedes tener tu vida llena de problemas porque, de lo contrario, adquieren el rol de víctima para poder estar en un papel activo.
  • Suelen chantajear de forma encubierta. “Puedo arreglarte este problema pero es que entonces mira que me pasará con esto otro” (esto otro espera que salga de ti decirle que se lo arreglas)
  • Regalan consejos porque son gratis, son cuñados, lo saben todo y pueden llegar a ser muy molestos porque continuamente señalan lo mejorable. Lo hacen para que sepas que lo pueden mejorar por ti.
  • Parale los pies. “No soy un/a niñ@, si necesito ayuda te la pediré, es incómodo para mí que no dejes resolver mis cosas, parece que no confías en mí”.

Resumen de los roles

victima verdugo salvador

Combinaciones de roles

Víctima + verdugo

Típico caso de “el otro no me trata bien”, “aparece y desaparece cuando quiere” pero es que yo, pobre de mí, estoy tan enganchada que no puedo dejar esta relación.

Hay momentos en que la víctima puede intentar, incluso, ejercer de verdugo de la relación (te dejo pero aunque digamos que te he dejado en el fondo espero que vuelvas a mí como víctima para que sepas, por una vez, cómo me siento yo).

Las víctimas se acostumbran a ser víctimas y prolongan este rol con otras relaciones o pueden transformarse en verdugos (si me han hecho sufrir es que puedo permitirme hacer sufrir).

Víctima + salvador

Es necesario que la víctima tenga verdugos, si su pareja es salvador, sus verdugos deberán estar fuera de la pareja. El trabajo, la familia, amistades…

Esa relación es un criadero de egos, con un ego por cabeza no tienen suficiente, así que o pronuncian más su actitud, uno más víctima todavía, el otro más salvador si cabe o la víctima se aburrirá y ejercerá de verdugo para dejar al salvador.

El salvador puede mantenerse en este rol o adoptar el de víctima, ya que su ex puede haber ejercido de verdugo para deshacerse de él.

Verdugo + salvador

El verdugo no encuentra mucho entretenimiento con el salvador y el salvador no va a sentirse cómodo con alguien que se dedica a ser hostil o provocar hostilidades, el salvador siempre con la víctima.

Puede pasar que el salvador, siendo consciente de que el otro es verdugo, intente cambiarle. “Es mejor que esto lo hagas así”, “lo hagas asá”. Relación de manipuladores sin igual en la que es imposible que se quieran y no conviertan su vínculo en una lucha de poder.

Laura Vera

Laura Vera, Tarotista y vidente española, realizo consultas de tarot telefonico, consultas de tarot en persona y participo en programas de radio y televisión relacionados con el esoterismo

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
Search
A %d blogueros les gusta esto: