sagitario

Sol en Sagitario

arquetipo de sagitarioEl Sol en astrología es sinónimo de ego. No hay que confundir el ego con el orgullo, al menos en este caso. El ego eres tú. El Sol representa a tu espíritu, tu esencia, tu fuente de energía y tu vitalidad.

Si fuésemos un bombón, y cada planeta nos aportara una capa, el Sol sería la almendrita del centro. El sabor está condicionado por las capas que te encuentras alrededor, cierto, por eso pese a que tengáis el Sol en Sagitario muchas personas cada uno tiene su forma de actuar, su forma de expresarse y su forma de sentir. Por eso no todos somos iguales aunque nuestra esencia, la “almendrita central” está ahí, sirviendo como base para el resto de las capas.

Sagitario es un signo de fuego, con polaridad positiva, mutable y simboliza la búsqueda, la exageración y la precipitación.

Su regente es Júpiter, el que expande y amplía las expectativas y perspectivas y, aunque no signifiquen lo mismo porque el signo es el arquetipo que define y el planeta es la energía que se desarrolla, si llevan tintes que les “unen”.

Sagitario se asocia con la novena casa del zodíaco, su número es el 3, su color el violeta, el amarillo y el azul marino y su cristal la turmalina rosa, la calcedonia, el lapislázuli y la calcedonia.

¿Cómo son los y las Sagitario?

todo sobre sagitarioNómadas, exploradores, expansivos, extrovertidos, trascendentales, sibaritas, idealistas, extremistas, competitivos, independientes, agudos, ingeniosos, exagerados, fanfarrones, inconstantes, derrochadores, impulsivos, indiscretos e inquietos.

Plus ultra, el lema español, le queda de lujo a Sagitario -y a España como sagitariana que es-; y es que Sagitario siempre va a buscar el límite para sobrepasarlo.

Inconformistas que avanzan por su vida diciendo “yo sólo quiero…”. Sus metas no llegan nunca y, cuando llegan, son, en realidad, nuevos puntos de partida.

El famoso optimismo de Sagitario no es tal o, por lo menos, no es como entendemos el optimismo. Imaginar que todos los sagitarianos van por la vida felices, viendo el lado positivo de absolutamente todo y aportando soluciones o puntos de vista creativos que favorecen la lectura más magnánima de la vida es un error de manual.

Sagitario no tiene rasgos optimistas, tiene rasgos acaparadores: cree que lo puede hacer todo porque no sabe preveer. De ahí que se tengan como referencia de actitudes alentadoras tipo “vamos, vamos”.

Ellos van, pero a mitad de camino, si llegan, quizás ven que es más cansado de lo que esperaban, la cuesta está más empinada, la pared demasiado alta, el camino aburrido o el coste es excesivo y entonces suelen abandonar ese camino y volver a empezar con otro “vamos, vamos”.

El clásico “si hay que ir se va, pero ir pa’ na’ es tontería”.

Pensad que una persona con Sol en Sagitario tiene forzosamente a Mercurio en Escorpio -no va a tener nunca detalles suficientes para poder llegar a una conclusión-, en Sagitario -dirigen la atención en 200 direcciones y realmente no se concentran en nada- o en Capricornio -se limitan a interpretar experiencias las experiencias acumuladas-.

De hecho, retomando el tema del optimismo, Sagitario es uno de los signos que tiene mayor facilidad para devorarse mentalmente. Siendo como es, que no es un signo de aire, tiende a meterse castañas mentales importantes porque a todo le dan bastantes vueltas.

No son de los que les gusta dejar las cosas a medio comprender, aunque luego, en esas autoflagelaciones mentales suelen perderse con facilidad sin llegar a encontrar realmente salida a los pensamientos en formato conclusión.

De carácter extrovertido y social, a Sagitario le gusta relacionarse con todo el mundo y con un sentido del humor maravilloso. Saben sacar punta a todo. Da igual que te los encuentres en momento bucle mental, van a saber reírse y van a saber hacerte reír.

Son generosos, no se reservan nada para ellos -más que el mérito, que es lo que más les gusta-, aunque tienden a ser generosos que luego cobran sus favores. Te dan de todo, incluso lo que no tienen, pero siempre vas a estar en deuda con ellos porque no son desinteresados. No es que vayan a darte esperando cobrar, es que te dan entendiendo que es lo normal, lo que debe hacerse… y así esperan que les correspondas.

Idealistas que tienden a beberse el vaso y luego preguntarse si estaba lleno o vacío y si se puede volver a llenar, pero con alguna versión mejorada de lo que contenía anteriormente.

En el amor rompen corazones con facilidad, tienen en común con Géminis su capacidad de volatilizarse después de haberte prometido la luna. Se montan unas películas que ni Steven Spielberg y es fácil que se desilusionen cuando la realidad aparece entre los vapores de sus sueños.

De discursos interminables, llenos de anécdotas y con facilidad para engancharte a las historias que cuentan. Deforman la realidad con gran facilidad añadiéndole su forma de verla o entenderla. No es un signo que mienta -normalmente-, pero sí es un signo que evade lo que no le interesa y magnifica lo que cree que debe pronunciar en función de la finalidad.

El gran amigo de sus amigos, según la fama que le precede, es una persona que mantiene la distancia en realidad.

Son un signo muy independiente pese a que parezcan afables y que favorezcan la conexión, siempre van a seguir los pasos en la dirección que toman por válida en cada momento, porque son un signo para el que prima la expansión.

Si con ello desaparecen de tu vida… te guardarán en su corazón y te rememorarán a través de sus historias.