fbpx
que podemos hacer esta semana

Qué podemos hacer esta semana

¡Hola almas bellas!

¿Cómo estáis? ¿Qué tal lleváis ese runrún que aparece cuando vislumbramos el fin de un ciclo (o año) para dar pie a otro nuevo? ¿Muchos proyectos en mente? 

Espero que me hicierais caso y filtrarais prioridades después de la retrogradación de Mercurio… y antes de que este ingresara en Sagitario. Es fácil que ahora tengáis ganas de expandiros en todas las direcciones, que queráis correr, verlo todo materializado y realizado ya.

Es fácil que aparezca la prisa, el rechazo a padalear y el ansia por devorar y quemar etapas hasta llegar a lo que creéis que es vuestra meta final.

Es Mercurio en Sagitario que quiere lanzarnos. Es Mercurio en Sagitario, que no sabe por donde empezar. Welcome to the jungle.

Son tránsitos que pasarán: no os empapéis en agobios, prisas y asfixias y disfrutad el momento. Por muy jodido que os pueda parecer el momento. No lo vais a vivir dos veces, así que vive este y no dejes que el vuelo hacia el mañana haga que te pierdas esta parte de la película porque también es importante y definirá tu futuro.

Veréis que he cambiado el título de “qué podemos esperar” a “qué podemos hacer”. Es tan jodido esperar. Me he cansado de esperar. A la mierda con las esperas que sólo sirven para alimentar a las expectativas. 

Carpe diem, que escribíamos en nuestras carpetas casi todas con 18 años. 

Cuando estudié astrología por primera vez me sentí fascinada por Venus, admiré a Marte, temí a Saturno, idolatré a Júpiter… encontré miel para atraparme entre las redes de casi todos los planetas… menos de Mercurio. La comunicación. La forma de entender. Ni fu ni fa, unos entienden más rápido, otros entienden más lento, unos tienen la mentalidad más abierta, otros más cerrada, hay quien aprende a través del empirismo y hay quien se atraganta con los conceptos abstractos. No me pareció importante.

Era un concepto, para mí, comparable al ermitaño en el Tarot: piensa.

No me ha parecido importante nunca. Su tránsito es rápido y su influencia, por lo tanto, varía de forma, color y fondo cada “poco tiempo”. 

Vale que la Luna tiene un tránsito más rápido… pero la Luna simboliza las emociones y, para mí que soy tan visceral, las emociones, ¡lo eran todo!

A lo largo de diferentes aprendizajes, cada uno con su nombre y técnica, siempre habían mensajes similares: el ego nos controla y debería ser al revés, la mente crea, nuestros pensamientos son importantes porque son los que definen nuestra realidad.

Pero nada, erre que erre la burra, “las emociones, las emociones”.

Burra un rato, porque cuando os dije “hasta pronto”, pensé en tratarme desde las emociones. Recopilar, dilucidar, establecer, limpiar, ordenar… mi caos que, entendí, emocional. 

Nada, aquí estoy. Deshaciendo nudos -y creaciones- mentales propias y ajenas. Hay momentos en los que creo que estoy alcanzando la cima de la comprensión y justo cuando tengo esos momentos llega lo que tenga que llegar para enseñarme que todavía no he acabado ni de preparar la mochila para empezar a escalar.

¿Para qué os suelto todo esto? (Al lío, al lío, casi os escucho…) Para compartir con vosotros la importancia de Mercurio, rey creador. 

Alabémosle. 

No hagáis como yo: no discriminéis a Mercurio. 

El impacto de tus creaciones mentales es tan importante que, aunque tú te emperres, por ejemplo, en repetir a todo aquel que quiera escuchar que quieres un novio… si primero te convenciste de que tenerlo era algo negativo para ti te encontrarás con que:

  1. sólo conocerás tíos que no quieran una relación seria
  2. no te gustará ninguno
  3. no le vas a gustar al que te guste

Y así.

Aplicable a “creí que sería malo”, “creí que no lo merezco”, “creí que blablablabla”.

Y da igual si tienes buena o mala memoria, tu mente lo guarda todo en un cajón llamado inconsciente, todo para ti hasta que consigas acceder a él y eliminarlo y/o reprogramarlo.

Así que ahora, aunque no sepas por donde empezar o no sepas cual de las 2357328572389572 opciones es la mejor, no aprendas que “no sabes”, que “no puedes” o que “no encuentras la forma”.

Ya eres consciente de que esta aceleración, estas prisas, este afán por quemar mecha viene de este tránsito, ahora ya eres responsable de lo que haces con tu frustración y tu “no saber por donde empezar”.

Aprovecha la parte positiva de Mercurio en Sagitario -la creatividad- y no observes, ni tan siquiera, para aprender y absorber, simplemente mira. 

Tendremos a Mercurio en Sagitario 20 días más y luego llegara Mercurio en Capri (igual a demuéstramelo, si no lo veo no lo creo, ¿cómo va a ser esto posible?).

Permítete tener razón y permítete no tenerla. Permítete ver sin asumir. Permítete escuchar sin tener que sentirte la necesidad de posicionarte. Permítete aprender de ti y de las nuevas formas con las que eres capaz de afrontar “las mismas cosas” porque haciendo siempre lo mismo, no llegarás a diferentes sitios.

Permite a los demás tener razón, permíteles no tenerla. Permíteles que asuman o no. Permíteles que escuchen, que se posicionen o que se abstengan. 

Permite. 

Tenemos esta semana a la Luna creciente, momento para dar pábulo a nuestras emociones y nuestros proyectos, transitando por signos muy dedicados al ego y al yo. Yo quiero, Aries, yo necesito, Tauro, yo creo, Géminis. Así que esta semana es perfecta para que la dediquemos al “yo”. Qué quieres, qué necesitas y qué crees.  

Intenta esquivar los dulces, chocolate y demás tentaciones culinarias cuando la Luna transite por Tauro y date el caprichazo en formato peluquería/tratamientos durante su paseo por este signo.

El empujón al crecimiento y la expansión que nos da la energía sagitariana podría verse contrarrestada por el ingreso del Sol en Capricornio -el viernes-, pero la conjunción entre Mercurio y Júpiter en Sagitario van a potenciar bastante estas ganas de columpiarse y lanzarse hacia lo desconocido para encontrar nuevos senderos. 

La creatividad va bien acompañada con Júpiter invitándote a explorar nuevas lindes… pero la cuadratura con Neptuno puede descompasar bastante que tome forma aquello en lo que nos sintamos reflejados.

Ay, la culpa. Hace estragos. Hace añicos. Está bien hacerse añicos si es para reconstruirse, pero ya está de latigazos sin ton ni son, ¿no?

Esta semana es una buena semana para que te aclares, sin excusas, sobre qué es lo que quieres. También es una buena semana para que veas de forma exagerada todo aquello que te ha precipitado hacia tus decisiones y qué es lo que haces. ¿Las afrontas? ¿Huyes? ¿Las integras sin más en formato queja indefinida?

Interesante semana también para Capricornio, el primer decanato recibe al Sol -feliz cumple!- iluminando sombras varias que surgen durante el tránsito del Sol por casa XII. 

El segundo decanato recibe a Saturno -¿qué has hecho bien y qué has hecho mal? Llegan resultados.

Y el tercer decanato recibe, again, a Plutón: ¿qué tenéis escondido? Igual es hora de darle luz para dejar que florezca!

La luna llena del fin de semana invita a broncas y alteraciones múltiples por cosas del pasado, también podéis trabajar con ella para dilucidar qué es lo que os condiciona ahora y pelear la batalla de una forma más constructiva -no hacia vosotros, sino con vosotros-, pero como siempre, vosotros decidís.

Voy a seguir escalando.

¡Nos leemos la semana que viene!

Os puede interesar: Sol en Capricornio

Pd: Vaya porquería el nuevo editor de WordPress, ¿really?🤦🏻‍♀️

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
logo
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: