Plutón retrogrado 2019

Plutón retrógrado 2019

Plutón retrogradará desde el 24 de abril hasta el 3 de octubre de 2019 y recorrerá desde los 23º y 9′ de Capricornio hasta los 20º y 38′ de Capricornio, es decir, volverá al mismo punto en el que estaba el 1 de enero.

La retrogradación de Plutón va más allá de la reflexión, Plutón zarandea -de forma poco sutil- para que sacudas de tus circunstancias todo aquello que no se sostiene o que está construido sobre bases poco sólidas o firmes.

Podéis saber más sobre su influencia en función de vuestro signo aquí: Plutón en Capricornio

Objetivos de la retrogradación de Plutón

Con su retrogradación las metas son:

  1. la observación y la rectificación, apartando las estructuras mentales inútiles.
  2. la concienciación sobre el dolor que van aparejados a nuestros deseos y la eliminación de los que no tienen principio ni fin funcional.
  3. tomar conciencia de nuestra autoimagen y de la influencia del inconsciente en nuestra expresión del yo.

Es cierto que Plutón es un planeta transpersonal pero esta retrogradación va a ser muy personal: el sextil que formará con Neptuno desde el 8 de junio hasta más allá de su retrogradación es su “único” contacto con otro planeta transpersonal.

Inicia la retrogradación en conjunción a Saturno, tándem que ayudará a depurar y reestructurar para que nos apoyemos en la esencia de nuestras capacidades y creencias.

Plutón simboliza el poder y Saturno los límites, pero más allá de la interpretación básica “limitación de poder”, que puede generar conflictos sociales -¿es que no los hay ya?- esta conjunción va a evidenciar las muchas limitaciones que ponemos a nuestras capacidades, a nuestro poder.

Esta dificultad por expresarnos o permitirnos expresarnos se hará más patente cuando Plutón aspecte al Sol desde el 9 hasta el 17 de mayo y desde el 9 hasta el 17 de septiembre.

Observar sin resolver no sirve de nada.

Ser consciente de que puedes hacer y no hacer es lo mismo que pasar hambre mirando la nevera… pero una retrogradación no es el momento más acertado para iniciar: si tienes que actuar que sea para corregir y tomar conciencia.

El planeta “vuelve” sobre su propio camino para repasar aquello que has vivido, es como ver la película para atrás en vivo para que puedas reorganizar y reinterpretar tu papel.

En este caso se hace hincapié en las transformaciones vividas y en el como nosotros hemos influido o las dificultades que hemos tenido para aceptar la realidad que se nos muestra a través de las experiencias vividas.

No te preocupes, vas a tener un 2020 largo para ir metiendo las manos en la masa de tu propio inconsciente y aquello que has dejado en el “olvido” y te obedece (o a la inversa).

La conjunción de Saturno y Plutón estará activa hasta el 27 de mayo de 2019, pero durante esta conjunción, y con posterioridad a ella, Plutón aspectará con todos los planetas personales.

Va a ser una retrogradación muy personal que, aunque conlleve evidencias sociales -más destapes y caídas en desgracia- nos va a poner cara a cara con nuestra responsabilidad sobre nuestras circunstancias.

Siempre se dice que no somos perfectos, que hay que reconocer nuestros defectos… en este caso más que defectos lo que podrás hacer es tomar consciencia de tus sombras… y del potencial que tienes resguardado.

Como tus deseos interfieren en lo que sucede y tu papel activo inconsciente en ello se hará más patente, especialmente si eres Géminis, Virgo, Libra, Escorpio, Capricornio y Piscis o estos signos tienen peso y relevancia en tu carta natal.

Si no es así tendrás que fijarte en tu carta natal dónde están ubicados para saber en que parcela vital afectará principalmente esta retrogradación.

A partir del 8 de junio de 2019 Neptuno y Plutón estarán en sextil por lo que las fantasías de transformación van a adquirir importancia pero, al mismo tiempo, nuestro instinto va a ser el mejor copiloto que podamos tener.

La influencia de lo que sucede como sociedad también va a vivir una transformación durante este aspecto que va más allá de la retrogradación de Plutón, quizás, con Urano en Tauro, consigamos entender y comprender que la Tierra pide un cambio, y lo pide ya porque es nuestra responsabilidad pero no nos pertenece. Ni la cuidamos.