fbpx
el diablo con otras cartas

Interpretar el diablo con otras cartas

Interpretar el diablo con otras cartas

El significado de la carta del diablo lo encontraréis en el siguiente enlace: Interpretar el diablo

Para los que queráis ir más allá del significado de la carta y conocer la interpretación del diablo combinada con otros arcanos mayores aquí os dejo una guía interpretativa.

Es muy importante recordar que estos significados e interpretaciones no excluyen los significados que se les pueda dar a raíz de personalizar el código con las cartas, esto es que las personas que tienen dominio con las cartas, a menudo y muy correctamente, asignan sus propios significados a cada combinación.

Interpretar el diablo con el loco

El resentimiento que sientes es producto de tu inmadurez. La necesidad de tomar decisiones se ha hecho patente y el riesgo de someterte a las decisiones que consideras desacertadas te ponen nervioso.

Celos egoístas, situaciones desagradables para tapar el rechazo al compromiso que padeces.

Interpretar el diablo con el mago

Estás sustentando en los celos o el resentimiento tus decisiones. Las tomas con firmeza, pero por cuestiones totalmente desacertadas o viscerales.

Interpretar el diablo con la sacerdotisa

Algo inquietante que se conoce pero no se explica. Secretos desagradables. Animosidad por lo desconocido, rechazo ante una situación o una persona por desconocimiento. Negar lo que no es obvio.

Interpretar el diablo con la emperatriz

El resentimiento que crece. Emociones negativas y crispantes que se alimentan y engendran, a su vez, más emociones crispantes.

Es la bola de nieve que se va retroalimentando y va creciendo.

Desacuerdos que llegan a oídos de una mujer o de la persona que los ha creado consciente o inconscientemente.

Interpretar el diablo con el emperador

Ira sostenida, persona enfadada con la vida y con sus circunstancias. La rabia le impide ver algo más allá y se obsesiona con lo que le provoca este malestar.

Provocador nato, la forma de desatascar las situaciones que están quietas o paradas es a través de la tensión.

Interpretar el diablo con el sacerdote

Las tensiones van a necesitar de un proceso enrevesado, lento, recto y firme para poder resolverse. Seguramente se necesite de personas especializadas en el ámbito por el que se consulte para poder resolver los resentimientos y malentendidos.

Interpretar el diablo con los enamorados

Sexo no exclusivo. Triángulos sentimentales o relaciones abiertas, que no están vinculadas con las emociones o sentimientos sino con los deseos y los impulsos sensuales o sexuales.

Interpretar el diablo con el carro

Prepotencia, soberbia, exceso de confianza en uno mismo que provoca la proyección de una imagen dominante o todo lo contrario, falta de confianza en uno mismo que se disfraza con la imagen de alguien que está muy seguro de sí mismo.

Problemas con el coche: accidentes o averías.

Interpretar el diablo con la fuerza

Cuando tienes algo tan tan tan tan claro que vas a por ello sin importar las circunstancias y sin tener en cuenta al resto de las personas.

Forzar las situaciones para obtener lo que se desea.

Miedo a no lograr las aspiraciones.

Interpretar el diablo con el ermitaño

Miedo a la soledad.

No querer enfrentar responsabilidades ni hacer examen de conciencia.

Rencor o rabia por situaciones del pasado o por situaciones obsoletas.

Interpretar el diablo con la rueda de la fortuna

Mucha, mucha, mucha pasta. 🤑

Interpretar el diablo con la justicia

Aspiraciones de resarcimientos exagerados. Sentirse tan víctima de otras personas o circunstancias que la idea de que la vida o la otra persona debe compensar supera, con exceso, la realidad o el equilibrio.

Interpretar el diablo con el colgado

Se llega al final de una relación o de una situación empujado por la rabia y las actitudes viscerales.

La ira no permite que evolucione y te conduce al atasco y la parálisis.

Interpretar el diablo con la muerte

Se acaban las fantasías sobre la realidad hecha a medida por parte del consultante. Las convicciones han deformado la realidad y esto es algo que se para para dejar al descubierto el final de ese camino.

Rabia que destruye, los celos como motivo para terminar relaciones.

Interpretar el diablo con la templanza

Emociones tensas y/o exageradas que se esconden bajo la apariencia de emociones más sosegadas o tranquilas.

Obsesión o apego que se disfraza para que no sea visible.

Manipulación.

Interpretar el diablo con la torre

Tensiones que provocan derrumbes. La falta de contención provoca bloqueos y/o finales no definitivos, que podrán reconducirse si las cartas que acompañen a estas dos así lo indican.

Interpretar el diablo con la estrella

Fascinación por las apariencias.

Impulso sexual de breve duración.

Querer tener relaciones sexuales esporádicas.

El nervio de lo efímero.

Interpretar el diablo con la luna

Malestar y nerviosismo que provocan estragos en la estabilidad emocional.

Miedos hacia lo que no se sabe o a no poder ejercer control.

Emociones negativas desbordantes que provocan necesidad por querer ocultar algo.

Hacer visible lo que se quiere ocultar debido al esfuerzo que se hace por ocultarlo (se señala la atención en la dirección que, precisamente, se quiere evitar).

Criticar a las espaldas. Maniobrar de forma torticera.

Traición.

Interpretar el diablo con el sol

Lo que empieza como un juego de la seducción puede acabar en algo más serio.

Aquello que se inicia de una forma instintiva y desenfadada, sin exceso de implicación o compromiso, con placer y en una fase más avanzada permite el nacimiento de algo fructífero y sólido.

Interpretar el diablo con el juicio

Cobros y/o pagos en B.

Fraudes fiscales.

Lo que mal empieza no tiene que acabar forzosamente mal… pero las intenciones iniciales no son/eran positivas.

Interpretar el diablo con el mundo

Disfrutar de los placeres sensoriales, materiales o mundanos y hacerlo con plena consciencia porque es lo que se necesita.

Logros materiales importantes.

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
logo
Ir arriba