horoscopo semanal

Qué podemos esperar esta semana

Hola amores y amoras!!

Aquí estoy una semana más, aunque ya os adelanto que la semana que viene no voy a estar porque voy a hacer lo que nunca he hecho en estas fechas: me voy de P U E N T A K O.

Quiero, antes de lanzarme a pronostiquear, agradecer a todas las personas que me han mandado mensajes de apoyo y ánimo. He llorado con unos cuantos y me han llegado al cuore todos.

Vamos con el pronóstico ¿quincenal?

Estrenamos quincena con el tránsito -de nuevo- de Venus en Escorpio. Esto ya lo hemos vivido este año, desde el 9 de septiembre hasta el 31 de octubre que volvió en su retrogradación a Libra. Estamos “reviviendo” aspectos que ya trabajamos en su momento, pero ahora lo hacemos después de haberlo vivido -Venus directo-, haberlo revisado -Venus retrógrado- y se supone que ahora debemos aplicar lo que hemos aprendido a través de nuestra experiencia y revisión.

Venus en Escorpio no nos sienta demasiado bien a las taurinas y libranas, sale a flote nuestra parte más salvaje, instintiva e insegura.

La aplicación de lo aprendido va a seguir siendo fuente de aprendizaje, tenemos a Mercurio retrogradando hasta el 6 cuando, además de dejar de retrogradar, estará conjunto a la Luna. Es fácil que sientas que lo que pienses y lo que sientes se aúna y tiene todo el sentido del mundo, pero es mejor dejar pasar unos días para rescatar nuestras conclusiones y saber si queremos actuar en base a esas conclusiones o si hay matices que cambien nuestra perspectiva o nuestro enfoque.

Son pequeños detalles los que te encontrarás, quizás, pero pueden ser reveladores.

De todas formas creo que no hay mejor forma de acabar una retrogradación de Mercurio que con esta comunión entre Mercurio y Luna o, lo que es lo mismo, pensamientos y sentimientos.

No es esta la mejor semana para decidir para casi ningún signo: Venus está en oposición a Urano hasta el 10 (además de conectar fácilmente con nuestra parte más instintiva y “oscura” vivimos en rebeldía o la rebeldía), Mercurio retro y luego estacionario que va muy bien para ser consciente de errores… pero no para tomar decisiones, Marte en Piscis (pfffffffffffff 🤦🏻‍♀️) conjuntando a Neptuno, que así tengo a las Piscis -algunas, pero significativas-, bramando y quejándose por todo.

A todo esto, vamos con la Luna menguante -momento para eliminar-, en Escorpio -super intensa- hasta el 6. Dedícate a revisarte a ti misma, a revisar tu vida, a revisar lo que te sucede y a decidir y contemplar las opciones que tienes por y para ti.

Hay personas que tienen la tendencia de criticar o señalar lo que tienen que hacer los demás y no revisan que es lo que tienen que hacer o revisar ellos mismos. El cambio no nace de fuera. No es culpa del otro, no es consecuencia de lo que hace el otro, no es porque el otro produzca… si tú no estás bien o necesitas cambios, aunque sea en relación a otra persona, revisa que parte de ti es la que tiene que desaparecer, menguar o ser eliminada. ¿Qué es lo que te impide estar cómoda con el escenario que se te presenta o vives?

No se trata de culpar. No es una cuestión de responsabilizar, es saber ser coherente y honestos, saber señalar en nosotros la causa de nuestro propio conflicto… porque si tú estás bien, el entorno también lo está. No existe el “yo estoy bien, pero mi entorno no”.

¿Qué hay de ti en ello?

Después de esta fantástica reflexión que viviremos a través de la Luna escorpiana llega la Luna nueva sagitariana. Prisas, prisas, prisas. Prisas acompañadas de Marte en Piscis. No corras. No te precipites. No tengas necesidad de resolver, comprender, situar y poner cada cosa en su lugar ya. No se acaba el camino. Vive el hoy y no te proyectes tanto en el “hacia donde te diriges”. Todo llega.

Buena Luna, eso sí, para poner en marcha procesos burocráticos o cualquier cosa que quieras que se resuelva rápidamente, eso sí, revisa primero, con la Luna escorpiana, todo lo que sea que tengas que presentar, para enmendar errores!

El finde con la Luna en Capri es un buen momento para hacer una puesta a punto de los temas pendientes pero no es la mejor Luna para relacionarnos porque tendemos a querer apartar los sentimientos y la “realidad”.

Con la Luna en Acuario se busca el enfoque propio, quizá en exceso -sí, hace dos párrafos he dicho que os centréis en ello-, eso puede llevarnos a comunicarnos de una forma demasiado cruda, demasiado directa.

Y la Luna en Piscis, desde el 13 hasta el 16, que hace volar nuestra imaginación y nos llama a profundizar y cerrar filas teniendo facilidad para despistarnos y ser incapaces de concentrarnos en un solo tema (Mercurio ingresa en Sagitario).

La Luna creciente del día 15 es una Luna especial, va a estar conjunta a Neptuno y Marte. Cuidado con que no se os vaya la pelota, que es fácil que cojamos carrerilla desde nuestro punto de vista -teñido totalmente por el poco fiable Neptuno- y sintamos inquietud por dar un paso al frente (está Marte también la conjunción!!).

No te dejes llevar por la pasión de lo que sientas porque es muy posible que lo que sientas no esté basado en la realidad. No te lances, sé prudente. Calma.

Resumen: respira hondo las veces que hagan falta y pon en “cuarentena” las cosas, ya tendrás tiempo para comprender y asimilar, no te dejes llevar por arranques emocionales e intenta no actuar siguiendo el instinto porque va a ser fácil que nos falle más que una escopeta de feria. Es mejor que te centres en aspectos más superficiales y evites confrontaciones con los demás.

No confundas ser sincero con ser hiriente o extralimitarte, ocúpate de ti, que con ello estarás más que entretenida… como para ocuparte de los demás. Y quien no lo entienda y quiera decirte el qué y el cómo… “gracias! y hasta luego!”. Tampoco tengas muy en cuenta lo que te digan, si te dicen, recuerda que es fácil que se arranquen a “soltar” lo que crean que les pase por la mente… pero que Neptuno ahí interfiere mucho nublando la conciencia y la visión.

Ver las paranoias ajenas suele ser entretenido, aprovecha para:

Y hasta aquí el quincenal. Nos leemos el 15/16!!!!!!!!

El horóscopo mensual lo tenéis aquí: horóscopo mensual. No hay un signo a signo porque he estado acabando las interpretaciones escritas que tenía pendientes y, además, no estoy ahora para estar leyendo las pataletas que suelen acompañar, tipo “es que Piscis te cae mal” o “es que a Virgo nunca le pones lo que me sale del higo” (no se enteran de que mi amor-odio está totalmente dirigido hacia Capricornio, no hay espacio para más).

Ya volveré con el signo a signo el mes que viene. O el otro.