horóscopo semanal

Qué podemos hacer esta semana

¡Hola almas bellas!

Ya estamos aquí, vamos a pipear qué nos espera esta semana y cómo sacarle partido.

Mercurio hace muy poquito que acabó su retrogradación, está caído -incómodo- en Piscis y, para añadirle más chispa al tema, está formando un sextil con Saturno al que se le sumará Plutón. A todo esto está conjuntando a Neptuno.

¿Qué significa esto? Que es fácil que se retrasen las noticias, que nos cueste entendernos, que mostremos una faceta didáctica inoportuna, que no sepamos recibir consejos, que nos cueste medir la realidad, que nos cueste bastante comprender las causas y consecuencias y que la previsión no va a ser nuestra fuerte.

Aunque no esté retrógrado yo sí adoptaría una postura similar a cuando lo está; es fácil que se nos escape de las manos la comprensión de lo que nos sucede y nos guiemos por motivaciones confusas, quizás erróneas y hagamos una lectura de los hechos precipitada -ahí está, además el Sol en Aries agitando- de los hechos.

El pesimismo desorbitado y la generosidad con el optimismo son dos platos de esta misma balanza. ¿Te atreves con todo? ¿No puedes con nada? Tranqui, todo pasa, es una fase que tiene principio y fin en el tiempo, dedícate a tareas menos trascendentales o que permitan evadir el análisis de ciertos patrones, conductas o decisiones que no es aconsejable tomar ahora y evita abalanzarte hacia el oasis que observes… es más posible que sea una ilusión que otra cosa.

Todo lo que hiciste en un pasado remoto y todo aquello que había en el fondo de la cuestión puede reaparecer ahora, no dejes que alimente ninguno de los dos platos, permítete, simplemente, observar. Observar sin llevarte a tomar posición, es lo más recomendable.

Ojo con contratos o firmas de papeles, Mercurio conjunto a Neptuno favorece a los trileros, los gatos encerrados y los “yo podría” menos creíbles de la historia de la humanidad. Pero ahora puedes entrar en el juego del trilero, caer a cuatro patas o creerte lo increíble.

Saturno y Plutón andan también de la mano, aquello que normalmente no es perceptible puede convertirse en causa de grandes lecciones.

Cierto es que favorece los golpes de suerte inexplicables, pero también pueden sacudir y no son de los que sacuden levemente.

No confíes en lo que crees, en lo que sientes, en lo que percibes, deja que las cosas sucedan e intenta mantener un papel pasivo.

Si tienes que tomar decisiones no te dejes llevar por lo que ahora “crees que”, mantén el rumbo que ya te habías fijado previamente y confía en la parte de ti que tomó esa decisión en su momento. A tiempo de dar un volantazo para cambiar el rumbo siempre estás, ahora no es el momento.

Si tienes que firmar acuerdos… intenta posponerlos, en el caso de que sea algo inevitable intenta que todo quede bien claro, por escrito y que lo revise alguien que sepa comprender la terminología kafkiana de los apasionados burócratas.

No es la mejor semana para Virgo y Libra, es fácil que sientan que son Carlos Baute y Marta Sánchez cantando aquello de “colgando en tus manos”, aunque sin mucho jolgorio y evitando enviar poemas y fotos cenando en Marbella.

Piscis está que cree que está, difícilmente las vea venir o sepa qué está pasando y Géminis es bastante fácil que se vea sobrepasado.

De cara al fin de semana próximo tenemos una Luna excitada y nerviosa, negándose a recibir consejos pero transmitiendo mensajes ambientados en eau de observa lo listo que soy, que puede rematar en un impulso de “de perdidos al río”.

¿Te pasa a ti? ¿Le pasa al otro? Sujétate e intenta no juzgar: un calentón es un calentón, nada más.

Y ante esto, ¿cómo le sacamos partido a la semana?

De diversas formas:

  1. Observa que es lo que te pone como una moto o que es lo que te apaga, te irá bien para marcarte objetivos y trabajar con esa parte de tu expresión más adelante.
  2. Esas tareas breves que llevas arrastrando como pendientes desde hace tiempo, ponlas en marcha y finalízalas.
  3. Baño de humildad…
  4. … pero enjabónate en confianza hacia ti mismo.
  5. ¿Crees que se te fue la olla con alguna decisión y ahora observas las consecuencias? No es momento para echarte para atrás, pero aprende.
  6. Practica esta meditación (pero que no sea una excusa para no finalizar lo que empezaste):

Y hasta aquí, bonitos míos, ¡los tips para aprovechar la semana!