911196912 806430603 consultas@lauravera.es

Explotadores emocionales

Para el Tarot son el rey de bastos, copas o espadas invertidos. No porque sean hombres, que pueden serlo igual que lo pueden ser las mujeres, sino porque son crueles, despiadados o despiadadas, cínicos o cínicas y sin escrúpulos.

Para ciertos manuales psicológicos son los verdugos del “triángulo dramático”.

En la práctica son personas que “cazan” a otras personas para hacer con ellas lo mismo que hacen las anacondas con sus presas. Actúan de una forma lenta, paciente, instintiva, se mimetizan con las necesidades de la víctima para pasar de forma desapercibida en su entorno mientras van enroscándose alrededor del cuerpo emocional y mental de la presa para acabar devorándolas.

explotadores emocionales

 

Explotadores emocionales. Creo que son lo peor con lo que te puedes topar en tu vida. Te hacen sentir mal, culpable, el origen de los problemas. No encajas en su forma de vivir que, dicho sea de paso, está configurado para que él o ella no sean complacidos jamás, siempre quieren más.

No soy psicóloga ni psiquiatra, soy una persona que escucha a menudo problemas sentimentales de diferente índole. Son años y años escuchando amores, desamores, idas y venidas pero hay algo que no va a dejar de sorprenderme nunca, la capacidad de manipular de este tipo de perfil.

Los explotadores emocionales se presentan como personas normales. No se distinguen por su comportamiento al inicio. Son interesantes, su vida está llena de episodios dramáticos, se consideran víctimas del destino y los demás han sido sus verdugos en todas sus formas y vertientes. Te hacen partícipe de sus historietas, te transmiten confianza, se abren a ti y te explican sus experiencias de forma totalmente adulterada para que empatices con ellos.

Una vez que has empatizado y lo consideras amigable o de confianza empiezan a enroscar. Buscan aislarte de tu entorno sea como sea. Recuerda que para ellos los demás son enemigos a batir, los enemigos que tantos problemas les procuran. O tu entorno se enamora de ellos porque les muestra su cara Candy Candy o empezarán a, de forma sutil, señalarte lo mal que se portan contigo.

Defectos tenemos todos, somos una sociedad de lazos desequilibrados, siempre unos dan más que los otros así que hacer hincapié en eso para que tu punto de vista pase de ser amistoso a ser hostil no cuesta demasiado.

Y una vez que estás aislado de todo aquello que pueda recordarte la persona que eras antes de conocerle ellos empiezan con sus casos aislados.

En su nube de mundo perfecto que huele a vainilla y amor desinteresado llegarán las discusiones, las salidas de tono sin razón de ser.

Abusan de ti, hacen cosas que no son nada normales y, atentos, da igual lo que sea, siempre será culpa tuya.

Buscan atención, quieren ser el centro del universo y no hay nada mejor para llamar la atención que una buena bronca. Cuanto más sufras por él o por ella, mejor para él o ella.

Seres acomplejados que necesitan de otra persona que se sienta vulnerable para poder trepar en su escalera de orgullo y logros.

Don perfecto y tu historia perfecta con él empiezan a hacer aguas, tus amistades no van a ayudarte mucho porque te va a costar poder explicarles lo que estás viviendo. Lógica no tiene y la gente que no entiende las cosas tiende a minimizar. “Déjalo si no estás bien”. Pero estás enganchada, se te ha metido debajo de la piel.

Don explotador provocaba cosquillas en el estómago, parecía que iba a ser todo perfecto. Tu cuento empieza a hacer aguas y reconocerlo es doloroso. Al fracaso añádele que las cosas no funcionan, según él o ella, porque lo haces mal. Y te lo crees.

Ocasionalmente pueden reconocer errores propios para hacer más creíble la historia. Nada de importancia.

Cuando haya diferencias quién más sufrirá será él o ella, pero tú estarás sin comer, sin dormir, sin vivir. Dedicarás horas y horas a pensar en si la relación logrará reconducirse o no, si conseguiréis arreglar vuestras diferencias, analizarás al detalle pistas que puedan sugerirte si lo que siente por ti es real. ¿Por qué? Y así una y otra vez mientras ellos en su fingido sufrimiento seguirán comiendo, durmiendo y disfrutando su día a día en el papel de martir que tanto les encanta.

Cuanto más carácter tengas más les gusta dominarte. No les gustan las personas sumisas, son escalones muy pequeños para que puedan considerarlos significativos. L@s explotador@s emocionales necesitan poder subir lo máximo posible.

Sí. Enemigo. No eres su amada, no eres su príncipe, no te quiere. Se quieren ellos y ni tan siquiera saben hacerlo bien. Quererse a uno mismo no significa que tengas que humillar a todo aquel que sea capaz de entregarte una parte de su ser para poder sentirte mejor.

Cuando el tema ya no de más de sí te dejarán. Suelen dejarte de forma espectacular, lo mejor que te puede pasar es que desaparezcan de forma espectacular. Si les da por dejar su tarjeta de despedida puedes darte por jodido durante un buen tiempo, te conocen y saben cómo hacerlo para que toques fondo.

¿Dejarles tú? Oh, ahí si que vuelven una y otra vez. Todas las que hagan falta, su puzzle no ha acabado y las piezas creen que las tienes tú así que rogarán, suplicarán, llorarán… harán todo lo que crean que tienen que hacer para que te sientas mal pensando en que vas a perder a una persona importante para ti.

No te pierdes nada. Nadie merece que sufras. No es lo mismo tener una mala época con tu pareja porque tengáis problemas que estar con un explotador emocional.

Relee, ¿te suena?. Si es que sí, huye… viaja dentro de ti, perdónate y resurge. Cuando tocas fondo sólo queda coger impulso para volver a emerger.

Laura Vera

Laura Vera, Tarotista y vidente española, realizo consultas de tarot telefonico, consultas de tarot en persona y participo en programas de radio y televisión relacionados con el esoterismo

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
Search
A %d blogueros les gusta esto: