911196912 806430603

La buena y mala suerte

Supersticiones

Las supersticiones tienen grandes clásicos:

El trébol de cuatro hojas trae buena suerte, el gato negro mala suerte, pasar debajo de una escalera trae mala suerte, si rompes un espejo son 7 años de infortunio, que se te caiga la sal es horrible pero puedes enmendarlo tirando más sal sobre uno de los hombros, a veces el izquierdo y otras el derecho. Pisar una caca te lleva directa al paraíso y a comprar un cupón para comprobar si es verdad que trae suerte y dinerito, herraduras, elefantes con la trompa hacia arriba, ropa interior roja en fin de año, las novias tienen que llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul, y así con infinidad de elementos más.

También tenemos las supersticiones personalizadas, por ejemplo, “he aprobado exámenes con esos calcetines azules así que cada vez que tenga un examen me pondré esos mismos calcetines para que sigan dándome suerte”.

¿Son reales todas estas supersticiones? ¿Traen los objetos o las tradiciones buena o mala suerte?

supersticiones

La respuesta es: depende.

La buena y mala suerte están en tus creencias. Si comes manzana en fin de año, porque según la tradición ayudará a que atraigas una pareja, y tienes la firme convicción de que no vas a encontrarlo, tienes el miedo a quedarte sola arraigado o te pasas la vida protestando porque no te gusta cómo estás, tu energía no estará enfocada en encontrar una pareja. Estará enfocada en quejarte porque estás sola mientras redundas en la creencia de que sola estás y sola estarás.

La manzana no va a hacer milagros.

Tampoco va a traerte dinero a tu negocio que tengas un elefante precioso apuntando a la puerta si tu pensamiento es que “tienes que vivir para pagar facturas”.

Tu mayor talismán es tu mente porque es a través de ella como creas tu vida.

Entonces, ¿es malo llevar amuletos?

No, para nada.

Si tú crees que llevar ese amuleto va a ayudarte a estar mejor, tienes que llevar ese amuleto pero, también tienes que saber que el amuleto no es quién te da suerte, tú le das suerte al amuleto.

Tú le transmites desde tu convicción y con tus creencias que su utilidad es darte suerte. Tú crees que mientras lo lleves va a ir bien el examen, que te dará ese puntito de suerte, y al creerlo condicionas que te vaya bien el examen a si llevas ese amuleto o esos calcetines así que ponte ese amuleto o esos calcetines y háztelo fácil.

¿Hay rachas de buena suerte y rachas de mala suerte?

Sí, claro que sí. Hay veces que todo te sale del derecho y otras veces te sale todo del revés.

Cuando te sale del derecho no es algo inmerecido, es algo que tú has creado desde la convicción o desde el esfuerzo.

“Al que le toca la lotería no hace nada para que le toque”. Perdona pero sí. No se taladra la cabeza con “no me va a tocar”, “yo tengo muy mala suerte”, “no me merezco ganar la lotería” ni, seguramente, vivirá con miedo a que no le toque “ojalá que me toque porque es la única oportunidad de salir de esta situación tan mala”.

Os lo he dicho muchas veces, pedir con miedo, angustia o desesperación no os va a funcionar nunca. Si crees que te vas a caer al final te caerás.

En positivo pasa exactamente lo mismo porque si lo crees, pasa. Si quieres, puedes.

Dicen que dinero llama a dinero. No es así exactamente, es que quién tiene dinero sabe vivir fuera de pensamientos que le limiten. Su mente bucea en la abundancia y la abundancia va a ellos.

¿Qué son las malas rachas?

Las malas rachas son momentos vitales de cambio y transformación. Si tú estás acomodada en tu vida y tienes todo lo que quieres pero tu aprendizaje no ha terminado la vida te irá dando señales.

Conste que no es lo mismo una mala racha que un palazo vital y que no estoy ninguneando lo que le pase o sufra nadie.

Un ejemplo de mala racha y explicación:

Quizás tengas un trabajo genial y un novio fantástico pero en el trabajo te faltará tener mayor comodidad horaria y con tu chico hay veces que te falta algo y no sabes qué.

Pero tú estás bien, prefieres madrugar y esperar que en un futuro ese pequeño vacío entre tu chico y tú acabe llenándose con algo. Y no. La vida te da señales, te indica la dirección.

No te gusta ese horario, no te va bien, madrugar te sienta fatal y la hora y media que tienes para comer no es suficiente para volver a casa y es demasiado para estar fuera.

No te conformes, busca otro. Pero somos cabezones y testarudos, nada, tenemos seguridad y para qué vamos a cambiar. Hemos hecho hasta un refrán, “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Así que la vida te va dando toques y tú le ignoras mientras te quejas de esas pequeñas cosas “porque de algo hay que quejarse”, alimentando que lo importante o lo trascendental al final sea lo que te falte y, de repente, te ves lamentándote porque en el trabajo han hecho reducción de personal y te has quedado en la calle y tu chico lo ha pensado mejor y prefiere que dejéis de convivir.

Es una mala racha en toda regla. De sentir que lo tenías todo a que tengas que empezar de 0 otra vez. No has querido solucionar los “pequeños detalles” tú así que la vida te ayudará a mejorar o a que aprecies las cosas en su justa medida.

Seguramente si no hubieses sido conformista y te hubieses permitido confiar en ti y en tus capacidades hubieses buscado otro trabajo, aunque fuera similar, con un horario que se amoldara mejor a tu necesidad.

Igual en ese trabajo hubieses conocido a otra persona que te hubiese hecho dudar de la consistencia de la relación con tu pareja y te hubieses empezado a replantear cosas.

Quizás, quizás, quizás… pero nos negamos, nos aferramos a las cosas y a las personas y la vida no perdona. Si no cambias tú te mueve ella.

Mientras vives esa etapa se pasa mal, sí, pero con el tiempo aprecias todo lo que has podido avanzar gracias a esa mala racha. Y ya sabes, no hay mal que 100 años dure…

Laura Vera

Laura Vera, Tarotista y vidente española. Realizo consultas de tarot telefonico, consultas de tarot en persona y participo en programas de radio y televisión relacionados con el esoterismo

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
Search
A %d blogueros les gusta esto: