horóscopo mensual

Horóscopo Mensual

Horóscopo diciembre 2018

Diciembre nace bajo los rayos del Sol en Sagitario, signo en el que permanecerá hasta el 21 de diciembre cuando el Sol ingresará en Capricornio por lo que, los bebés que nazcan en diciembre antes de esa fecha serán Sagitario y los que nazcan a partir de esa fecha serán Capricornio (para más info consultar link). 

Antes, incluso, de que el Sol llegara a brillar sobre los dominios escorpianos, ya había mucha de su energía latente en el ambiente. Júpiter ha estado en Escorpio hasta noviembre y a principio de octubre ingresaba Venus en Escorpio donde ha estado retrogradando.

Venus ha estado en ese baile Libra-Escorpio desde hace un par de meses y Mercurio, que ya está retrógrado, hace lo propio entre Sagitario y Escorpio. ¿Y cual es la energía escorpiana? La energía escorpiana es la energía de la transformación, es el poder firme y sutil que condiciona y moldea, tan imperceptible como decisivo.

Hemos escudriñado nuestras relaciones, nuestras motivaciones, nuestros miedos, nuestra forma de convivir con nuestros propios impulsos y ahora toca escudriñar el modo de desarrollar nuestros proyectos. Las retrogradaciones de Venus y Mercurio mueren o nacen en Escorpio, no es casualidad.

El Sol irradia luz desde Sagitario, sí, pero seguimos enlazados al hilo conductor de la reflexión, la atención y la transformación; ha cambiado la fase, quizá, el ángulo, pero no la pregunta. ¿Qué hay de mí ahí?

Os hablé sobre Mercurio en Escorpio, signo en el que permanecerá hasta el 13 de diciembre aquí: Mercurio en Escorpio, estando retrógrado nos ayuda a ver con mayor facilidad los errores de órdago -por relevancia/profundidad/trascendencia- que hemos cometido. También es una oportunidad para redirigir y para subsanar, aunque como reza el refrán “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, la voluntad es imperativa aunque el desarrollo pueda ser dirigido totalmente desde el instinto, no deja de ser una retrogradación en Escorpio.

Mercurio ingresará en Sagitario el 13 de diciembre. Cuando Mercurio está en Sagitario está en su signo del exilio, es muy difícil que podamos focalizarnos en un tema sin desparramar nuestra atención en 35923 detalles irrelevantes, insignificantes o que difícilmente tengan relación con la cuestión central.

Se abre en ese momento la veda al pensamiento difícilmente dirigido y con tendencia a ser poco fructífero o práctico. Lo óptimo es que tengáis claro que va a suponer 2019 -o queréis que suponga- para vosotros antes de que Mercurio llegue a los dominios sagitarianos, aprovechad esta retrogradación para observar y en cuanto esté directo -dos o tres días después, que ya sabéis que estacionario no es el mejor momento- hagáis esa lista de lo que queréis eliminar este año. Recordad que 2019 es un año de limpieza, un año para eliminar. Puede ser un año para emprender, sí, pero difícilmente llegue a buen término sin apartar del camino todo lo que sobra.
No añadáis florituras a la lista con Mercurio en Sagitario, no os dejéis llevar por el pesimismo exagerado al que os puede arrastrar. No añadáis más de lo que necesitáis, porque lo que necesitéis lo sabréis con Mercurio directo en Escorpio.

Lo estáis empezando a saber de forma consciente ya a estas alturas de la película porque, básicamente, llevamos dos meses en los que el camino nos ha conducido a ello. Ya nos han mostrado el qué y el porqué. Acaba de abrir tu conciencia y trabaja con toda esta información dirigiendo tu transformación en ti. No te preocupes por los demás, cada uno sigue su ritmo, adecuado a su propio reto, su propia meta y sus propias herramientas.

Marte transita durante todo el mes de diciembre por el signo de Piscis, tenéis más información sobre este tránsito aquí: Marte en Piscis.

Venus está domiciliada en Libra hasta el 2 de diciembre, a partir de ahí empezará a recorrer, de nuevo, el camino de Escorpio. Vamos a “repetir” situaciones relacionadas con lo que ya vivimos desde septiembre, pero ahora lo haremos con la lección aprendida o con la información del porqué en el consciente.

Y a partir de ahí, no queda otra, vamos a lanzarnos hacia adelante con los últimos rayos sagitarianos.

Llega el momento de dar forma a tu proyecto más íntimo y consolidarlo, que luego llega el Sol en Capricornio. Sin prisa, pero sin pausa.