2019

Horóscopo 2019

Pronóstico astrológico general para 2019

Como cada año recordaros que el horóscopo es una predicción general. Como individuos cada uno tenemos nuestra propia carta natal por lo que este pronóstico no debe tomarse al pie de la letra. Habría que estudiar punto por punto la influencia de cada tránsito para cada persona pero dado que esto me resulta imposible voy a tratar aspectos generales que nos van a afectar en general y, posteriormente, signo por signo.

horóscopo 2019

2019 llega a nuestra vida en forma de broche final. Estamos ante la parte más emocionante de la película: la conclusión. Llevamos años renovando, ampliando y trabajando con nuestras actitudes, nuestras filias y nuestras fobias.

Hemos pasado por años en los que hemos tenido que ejercitar nuestras capacidades mentales para poder ver las cosas desde un punto de vista más amplio, hemos probado a entender el mundo desde otros zapatos, hemos intentado volver a recolocarnos en los nuestros y… una vez hemos vuelto a probar qué tal volvían a funcionar hemos tenido que cuestionar nuestras emociones, intentar controlarlas o desarrollarlas…

Se ha acabado el tiempo para pensar, para reflexionar, para gestionar y para integrar aprendizajes. Ya no hay más oportunidades, ha llegado el examen. Ha llegado el fin de una larga época.

2019 horoscopo2019 nace con todos los planetas, excepto Plutón, en caída, exilio o domiciliados.

Dignidades planetarias 2019

LunaCaída
MercurioExilio
VenusExilio
MarteDomicilio
JúpiterDomicilio
SaturnoDomicilio
UranoCaída
NeptunoDomicilio

Respecto a Marte, he dudado mucho cómo interpretarlo y cómo transmitiroslo: Marte está domiciliado cuando está en Aries pero inicia el año (en España) a 29º 54′ minutos de Piscis.

Sé que me lee mucha gente que está en Estados Unidos, así que he incluido a Marte en la tabla de de las dignidades planetarias pero quiero dar una explicación para las personas que viven en Europa.

Sabéis que no creo en las casualidades así que si Marte debe estar en Piscis cuando estemos tomando las uvas tiene un porqué y una razón.

Cuando un planeta está en el último grado del signo significa algo así como que es la “última oportunidad” para que el planeta pueda desarrollar su acción en ese signo. También es un planeta cansado porque tiene que “moverse” en dos ámbitos diferentes, en este caso sería en Piscis y en Aries y, sin embargo, es un planeta que actúa desde los posos del sabor de ese signo.

Lo cierto es que si Marte está en Piscis es porque cuando empiece el año todavía tendremos la oportunidad de actuar guiados por nuestro subconsciente. Para mí, ya veréis el resto de la carta como se desarrolla, Marte en el último grado de Piscis define el punto de inflexión, se acabó el nudo de la historia, y actuar de forma incomprensible, el conectar con nuestra parte más profunda y actuar en consonancia a ella, hay que empezar una nueva ruta y, seguramente, muchos empezarán esa nueva ruta después de un cierre espectacular.

Quizás es porque vaya a ser nuestra oportunidad antes de aterrizar en el baño de realidad que 2019 nos tiene preparados como sociedad y como individuos.

2019 es un año con tendencia cardinal y mutable -movimiento, nada de aposentarnos- en el que predominarán los signos de agua -la emoción-. Los planetas que dominan la carta del 2019 son Saturno y la Luna. Mercurio y Neptuno también tienen bastante empuje, vamos a tocar todos los palos habidos y por haber durante los próximos 12 meses.

Voy a empezar hablando de Plutón en trígono al ascendente: se acabó tolerar como sociedad conductas que sólo tienen como finalidad el beneficio de unos pocos. No es un aspecto que implique agresividad, implica contundencia. Plutón hace trígono con el ascendente, sinónimo de dejar de tolerar lo que afecta a todos de una forma negativa, pero también está en sextil con Venus, firmeza y mano dura.

Venus, acompañada por la Luna, en Escorpio va a barrer este año. Atentos al horóscopo de cada signo si tenéis el Sol o el ascendente en Cáncer, Tauro, Libra y Escorpio: 2019 llega sin frenos, habéis estado dando vueltas que sí, que no, durante mucho tiempo y ahora llegan curvas.

Desarrollaré mejor esto en cada horóscopo personal, pero con lo que nos tenemos que quedar todos, seamos del signo que seamos, es que 2019 es un año visceral, reactivo, emocional, va a ser difícil entender el placer sin vivir el dolor.

Salen a flote las luces y las sombras de cada uno, los secretos escondidos; aquello que no queríamos compartir o no queríamos mostrar va a estar presente este año. Lo bonito y lo feo, lo brillante y lo oscuro, lo mejor y lo peor.

Se acabó el tiempo de esconder, llega el momento en el que las revelaciones van a ser las protagonistas de nuestra vida. Ya no es una cuestión de pensar, de integrar, de gestionar, de sentir, de vivir, es una cuestión de saber.

Júpiter en cuadratura a Neptuno, Plutón en trígono al ascendente, Neptuno en trígono a la Luna… la verdad ha llegado y va a instalarse en nuestras vidas. ¿Qué haremos? Poner cada cosa en su lugar. Durante el 2019 de forma individual y como sociedad, viviremos el destape, pero también existen las herramientas y la capacidad para resolver las cosas y devolver cada cosa a su lugar.

La conjunción del Sol con Saturno tiñe de forma un poco sombría la tonalidad del año pero también nos va a ayudar a madurar.

2019 es un año de tenacidad, de acción con un fin, no es año para dar tumbos de un lado al otro, es un año en el que habrá que trabajar para dejar las cosas “bien”. Empezaremos el examen reconociendo en las preguntas lo que está bien y lo que está mal. Hemos tenido tiempo de aprender y saber lo que sí debe ser y lo que no.

Los regentes de la carta son Saturno, el profesor, y la Luna menguante en Escorpio. Ha llegado el momento de cerrar el ciclo, llega el fin. 2020 será el año para establecer los inicios, los nuevos proyectos, las nuevas formas de establecernos en diferentes ámbitos de vida pero, para que eso llegue, tenemos que pasar por el bache de cerrar puertas.

Imagina que has tenido miedo a perder un papel a lo largo de muchos años y por eso los has ido acumulando todos en una habitación… ahora toca limpiar la habitación, tirar lo que no sirve y ordenar lo que quede. La satisfacción de las cosas bien hechas, bien ordenadas, es inmensa. El proceso de tirar aquello a lo que nos aferramos puede costar, puede ser difícil de digerir en un principio… pero es lo que te va a tocar hacer este año aunque, créeme, al final resultará liberador.

2019 no es un año triste ni un año de derrota, es un año en el que vamos a poder actuar y vamos a poder hacer las cosas.

La teoría la conocemos bien todos, o creemos que es así, ahora va a tocar pasar a la práctica. Ya no es momento de conjeturar, de barajar diferentes opciones, es momento de colocarte dónde quieres estar. Se acabaron los movimientos trileros, ya no hay cabida para ellos.

El trígono entre Urano y Mercurio va a hacer que seamos capaces de analizar las cosas de una forma rápida. El proceso no va a ser “sucede-reflexiono-medito-dudo-cuestiono-razono-pienso-actúo”, el proceso va a ser “sucede-respondo-sucede-respondo”.

La acción, salir de nuestra zona de confort, demostrar lo que sabes y la proyección mental van a estar a la orden del día (Marte, Júpiter y Neptuno domiciliados).

Las emociones, el placer, el análisis y la mirada hacia el futuro van a estar bastante castradas, van a necesitar ayuda de otros planetas (otros ámbitos de tu vida u otras personas) para poder desarrollarse. (Luna, Mercurio, Venus y Urano en exilio o caída).

¿No vamos a mirar al futuro? No, este año no es para hacer planes. Esto no significa que no puedas cuestionarte algo puntual en un momento dado o planificar algo, ahí está Neptuno favoreciendo ensoñaciones, pero tendrás que cuestionarte si son reales o no tus posibilidades de llevar a cabo los planes que desarrolles o “sueñes”.

Este año es un año para mirar hacia el pasado, si surgen situaciones nuevas será porque darán pie a comprender y sintetizar lo que ya hemos vivido en otros momentos. Es el momento de hacer el resumen de nuestras lecciones y aplicar lo aprendido de forma práctica.

“Mi lección ha sido quererme y no vivir supeditada al amor de terceras personas, por eso cuando empiezo relaciones de pareja siento un vacío y  una inseguridad importante”. Quizás lleves años metida en ese bucle y te resistes a aceptar que quién tiene el “fallo” ahí eres tú. Saltas de una relación a la otra e insistes en buscar más parejas que puedan “llenar” lo que te falta. Llegará la lección maestra este año, si no lo aprendes ya es que no quieres aprenderlo por lo que también te llegará la solución, lo que atraes, lo que pides. ¿Una pareja que te quiera? No.

“Llevo años sintiendo que no estoy valorada a nivel laboral. Hago más y más horas cada día para que en mi empresa vean que rindo mejor y más que nadie y me valoren porque necesito sentirme valorada.” Igual este año te enteras de que ese ascenso no lo has tenido ni lo vas a tener porque fulano es sobrino de mengano, que tu jefe sí te valora pero no te lo ha transmitido porque no sabía expresarlo o que durante todo este tiempo te has estado esforzando en una dirección que no es la acertada.

Sabrás qué es lo que falla o surgirá el resultado de tu esfuerzo. Sea lo que sea podrás enmendarlo y sabrás si tienes que cerrar la puerta y abrirte a la posibilidad de un trabajo nuevo en un sitio nuevo porque tu ciclo donde estás ha acabado. O acabarás con tu conducta porque entenderás que no te va a llevar a alcanzar lo que quieres.

Como sociedad nos va a pasar lo mismo. Corrupción, aprovechados de la corrupción que también son corruptos con un discurso público anticorrupción. Ya no van a ser “ellos” los que corten el cotarro. Van a ir saltando escándalos y van a ir moldeándose las soluciones. Cárcel, pérdida de poder…

Mercurio retrogradará en los signos de agua durante 2019, van a ser los respiros que vamos a tener para integrar toda la información que tenemos del entorno pero que, seguramente, nos llevarán a recordar momentos del pasado y emociones que nos influenciaron tiempo atrás.

Venus y Marte no van a retrogradar en todo el año, van a estar directos. Volvemos a lo mismo, año de acción, no es un año para estar pensando en nosotros y tener una actitud narcisista. No es momento de crear valores ni de reflexionar, es momento de actuar y aprovechar lo que ya has aprendido para aplicarlo.

Venus en Escorpio señala un año de vendettas. Cuando pones las cosas en su lugar, que es de lo que va el año, no es de extrañar que haya quién se sienta resarcido. También será un año en el que los celos, las envidias y similares estarán presentes.

Júpiter pasará practicamente la totalidad del año en Sagitario, nos ayudará a salir de nuestra zona de confort. Hay quién cree que la zona de confort es aquello que nos produce placer, pero no es así, la zona de confort es la zona que habitualmente transitamos, lo conocido. Lo bueno y lo malo, a lo que ya estamos acostumbrados.

Júpiter nos va a dar un empujoncito con cariño para que seamos capaces de probar nuevas experiencias, sensaciones y emociones. ¡Vivir es eso!

Urano ingresará en Tauro el 6 de marzo para empezar, ahora sí, su ciclo ahí. La madre Tierra va a sacudirse para recordar que ella también está viva. Empieza un ciclo para recordar que debemos cuidar y aprovechar los recursos que nos da. Es nuestro planeta y nos provee, no es nuestra fuente de consumo a la que debamos explotar sin más y porque sí.

Urano no está cómodo en Tauro así que es de esperar que socialmente haya momentos de crispación bastante importantes. Estamos perdiendo el norte como sociedad.

En resumen, 2019 parece que va a ser un año de problemas pero, en realidad, no van a ser tales, van a ser el señalamiento de lo que está mal para solucionarlo ya. Se acabó el postergar. Es el momento de poner puntos y finales a todo aquello que ya no tiene más razón de ser ni se sustenta, para empezar una nueva y bonita etapa. Tienes que recoger la habitación, llega el momento de tirar y ordenar papeles. Es hora de cerrar puertas para que puedas ver claramente qué es importante y qué es real.

También la parte bonita de la humanidad saldrá a flote, es un buen año para confiar en el conjunto, para recuperar el espíritu de fraternidad. Es un buen año para recordemos y vivamos lo que es la sociedad.

2019 va a ser un año importante, es uno de esos años que deja huella. Vívelo de forma intensa y sin miedo. Ya has tenido tiempo para pensar y repensar, llega el momento de materializar.

2020 será un gran año, será un año de inicios, será un principio.

Ahora, mientras tanto, disfruta el broche con 2019, el año de la cosecha.

Tu horóscopo para el 2019

Recuerda que no es un pronóstico personalizado, para ello tienes las revoluciones solares, y que es recomendable leer tu signo solar y el horóscopo de tu signo ascendente.

aries 2019tauro 2019geminis 2019cancer 2019leo 2019virgo 2019libra 2019escorpio 2019sagitario 2019capricornio 2019acuario 2019piscis 2019