911196912 806430603 consultas@lauravera.es

Horóscopo para los signos 2018

Como cada año recordaros que el horóscopo es una predicción general. Como individuos cada uno tenemos nuestra propia carta natal por lo que este pronóstico no debe tomarse al pie de la letra. Habría que estudiar punto por punto la influencia de cada tránsito para cada persona pero dado que esto me resulta imposible voy a tratar aspectos generales que nos van a afectar en general y, posteriormente, signo por signo.

Abandonamos 2017, un año individualista para reconocer nuestras propias capacidades y nos embarcamos en 2018, un año para reconocer nuestras emociones y el destino de estas. Si 2017 iba a ser un año absolutamente mental 2018 será un año absolutamente emocional.

Rupturas, insatisfacción y nuevo cálculo para saber si nuestras aspiraciones emocionales son equiparables a nuestra situación actual. El pasado vuelve para bañar en nostalgia y lecciones que este año deberás superar. La oportunidad la tendrás.

2018 nacerá en forma de promesa para los signos de agua, en forma de aparente alivio para los signos de fuego y de reafirmación para los signos de tierra. ¿Y los signos de aire? Este año vamos a ir de discretos por la vida la mayor parte del tiempo (ya la liaremos bien en esos casis) 🙄

¡Vamos con el pronóstico general para el 2018!

horoscopo 18

Horóscopo 2018

2018 nace con todos los planetas directos exceptuando a Urano. Es un año en el que la mayoría de los planetas se sitúan en signos cardinales, dándole importancia por lo tanto a esta cualidad astrológica.

Esto hace de 2018 un año de actividad más que de reflexión. Seguimos en una línea similar al 2017 en este aspecto aunque este año nuestra atención estará focalizada en el campo emocional.

Aparentemente la carta para 2018 es bastante armónica con muchos aspectos positivos y poco negativos, además tenemos a Marte, Saturno y Neptuno domiciliados, en sus signos, que también parece que es muy positivo.

Parece, parece. Pero las apariencias engañan. Tenemos 2018 naciendo con la Luna en Géminis en fase creciente, prácticamente llena, y en conjunción al Medio Cielo dominando la carta opuesta a un Mercurio, talón de Aquiles de los signos de fuego, exiliado en Sagitario que recibe también la cuadratura de Neptuno.

He puesto en cursiva lo de dominando porque tenemos este 2018 un Saturno absolutamente potente domiciliado en su propio signo en una casa angular, sin recibir más aspecto negativos que el de la oposición de la Luna por lo que 2018 será un año muy emocional en el que no faltarán conflictos con las responsabilidades y las limitaciones.

El extremo celo a la hora de cuidar se puede traducir fácilmente en agobio y en el sometimiento de las relaciones a los miedos.

Tendencia al desánimo, traumas afectivos pasados aplicados al presente que se traducen en sensación de vacío emocional y soledad. Y pintaba guay la carta.

¿Soy independiente? Esa es la pregunta del millón durante el 2018 ya que a través de las experiencias que vivamos iremos desgranando y conociendo la dependencia emocional que podemos mantener con respecto a personas del entorno.

Hay muchos tipos de dependencia, puede que este año se subraye la dependencia que puedas tener con tu madre, tu padre, al entorno social o a la pareja.

En un año en el que “Yo” y “Mi” es importante a nivel astrológico nos encontramos con la oposición de la Luna frente a esa postura pero, ¿para qué? Una Luna en el Medio Cielo es una Luna que se pregunta y está pendiente de si los demás le están mirando y apreciando, es una Luna redundante.

La Luna en Géminis genera la sensación de tener que hacer muchas cosas o de que hay un largo recorrido por delante. Es una Luna que puede generar bastante inquietud o nerviosismo que “alegrará” especialmente la vida de Cáncer, Géminis, Libra y Acuario.

Mercurio empieza el año en Sagitario, en el exilio. Cuando un planeta está en exilio no suele poder mostrar bien su energía, está incómodo. Teniendo en cuenta que es el planeta que rige la comunicación podemos deducir que 2018 será un año en el que nos costará comunicarnos con el entorno, especialmente a Géminis, Virgo, Aries, Leo y Sagitario. De todas formas eso sigue mucho la línea del “yo” que os comentaba antes y ningún signo estará exento.

Además, inicia el 2018 en oposición a la Luna geminiana, la cabeza por un lado y los sentimientos por el otro. ¿Recordáis la imagen de un angelito en un hombro y un diablillo en el otro hombro dando consejos dispares? Pues este tránsito se podría identificar perfectamente con esta imagen aunque no se trata de buenos o malos consejos sino de la cabeza y el corazón.

Mercurio retrogradará en Marzo, Julio y Noviembre en los signos de Aries, Leo y Sagitario respectivamente. Cuando Mercurio está retrógrado no es recomendable empezar batallas jurídicas, ni firmar papeles o contratos, es fácil que hayan problemas en los viajes cortos y los electrodomésticos suelen chisporretear alegremente mientras los e-mails se pierden o se borran sin querer. Os dejaré una tabla para que sepáis las fechas exactas y cómo os afectará dependiendo de vuestro signo.

Venus llega a 2018 en conjunción con Saturno. El goce y la sensualidad -Venus- con el aliento en la nuca de Saturno corta el rollo a cualquiera. Límites a la hora de disfrutar o límites en la visión del amor. Saturno en conjunción a Venus es ese momento en el que te das cuenta de que tu relación idílica en realidad no vale nada o cuando abruptamente dejas de poder disfrutar de lo que sea que más te guste en esta vida.

Lilith también participa en esta conjunción promoviendo rupturas, decepciones sentimentales o relaciones castrantes especialmente para Capricornio, Tauro, Virgo, Libra y Cáncer.

Marte inicia el año domiciliado en Escorpio en conjunción con Júpiter. Grandes ideales en los que no se ponen límites ni para imaginarlos ni para lucharlos. Otra cosa es lo que tengan que ver con la realidad, soñar es gratis.

El trígono con Neptuno no ayuda para nada a la hora de afrontar la realidad. Ideales por los que te puedes desvivir con tenacidad, esfuerzo y lucha… pero, ¿será el resultado mínimamente parecido a lo que pretendes?

Agua soñando y agua idealizando, este año los objetivos van a estar muy centrados en el plano emocional y los signos de agua van a ser bastante propensos a no quedarse quietos y moverse para lograr lo que quieren. Cáncer, Escorpio y Piscis van a dejarse la piel si hace falta para lograr sus aspiraciones.

Júpiter va a estar en Escorpio echándoles un cable para que así sea hasta el 10 de Julio cuando ingresará en Sagitario, su domicilio, donde brillará especialmente para los signos de fuego y muy especialmente para Sagitario.

2018 empezará con Saturno ya domiciliado en Capricornio, gran alivio para los signos de fuego, Aries, Leo y Sagitario. Saturno estará hasta 2020 en Capricornio, podéis leer los efectos de este tránsito en este artículo: Saturno en Capricornio.

Urano por su parte va a ir abandonando a Aries, este año tendremos simulacro de Urano en Tauro desde el 15 de Mayo hasta el 6 de Noviembre que volverá a Aries.

Urano permanece durante 7 años aproximadamente en cada signo, estos últimos 7 años han sido convulsivos. Urano es “la subida de tensión” astrológica, el impulso que rompe con lo convencional. Urano es el renovador, el ímpetu inesperado que rompe con lo establecido. Urano no es un planeta personal por lo que no afecta de forma individual, no trata con la energía de cada individuo, trata a la sociedad (salvo que Urano tenga rasgos prominentes en tu carta natal, claro está).

¿Cómo ha afectado Urano en Aries a la sociedad? Cambios y transformaciones eléctricos en los convencionalismos que han tenido mucha tendencia a crispar al estar Urano en un signo de fuego. Los extremos como respuesta. 

Ahora llegará Urano a Tauro. ¿Qué nos va a aportar Urano en Tauro? La última vez que Urano estuvo en Tauro fue entre 1935 y 1942. Para los que cojeáis de historia: Guerra civil española, 2ª guerra mundial, guerra ítalo-etíope…

Urano en Aries ha levantado ampollas y Urano en Tauro no va a traer la paz o la relajación. Para que nos entendamos, en un partido de fútbol Urano en Aries pone a calentar los conflictos y Urano en Tauro los saca al campo de juego.

Además el primer contacto de Urano con Tauro se producirá con una cuadratura de Marte en Capricornio. No quiero sonar apocalíptica pero viene una época más complicada y difícil a nivel social. Cabezonería reivindicativa extremista y luchas por ideales con tintes fanáticos. No estaría de más utilizar el sentido común para regenerar.

En resumen, 2018 será un año en el que la sensibilidad estará a flor de piel. Es un año egocéntrico e individualista aunque el exterior o el entorno será importante no por lo que pueda ofrecernos sino por la forma en la que nos va a afectar. Poca aceptación a la crítica, hipersensibilidad, rupturas sentimentales y cambios de punto de vista que nos va a ofrecer la posibilidad de reinventar nuestro camino, encontrar nuevos puntos de partida y nuevos objetivos.

El conformismo y las quejas darán paso a replantearte si lo que tienes es lo que quieres, si lo que tienes es suficiente… y si no es así 2018 va a empujarte para que lo que anhelas llegue a tu vida y te muevas hacia, por y para ello.

¡2018 será un año de regeneración total!

¡Feliz 2018!

Horóscopo 2018 para cada signo

Lee tu signo y, si lo conoces, tu ascendente para poder tener un pronóstico más exacto pese a que estos horóscopos son generales y no corresponden a la interpretación de tu carta natal.

ariestaurogéminisCáncerleoVirgolibra 2018escorpiosagitariocapricornioAcuarioPiscis

error: El contenido de esta web está protegido por derechos de imagen y derechos de propiedad intelectual. No estás autorizado para utilizar el contenido ni las imágenes.
Search