911196912 info@lauravera.es

Meditar

¿Qué es meditar?

meditarMeditar es profundizar sobre un pensamiento, existe la afirmación de que meditar es un proceso mediante el cual dejas de pensar, eso es, además de muy complicado, incorrecto. Cuando meditamos prestamos una atención mayor a la habitual sobre una idea o una reflexión. Meditar es viajar dentro de ti, cuando meditas te conviertes en un universo infinito sobre el que puedes viajar para descansar, por placer o para reencontrarte. Lo mejor de todo es que el viaje está hecho a tu medida y es gratis.

Sin darnos cuenta estamos continuamente alerta, vivimos pendientes de nuestro entorno, de nuestras obligaciones, estamos pendientes de nuestras preocupaciones, de las preocupaciones de las personas que nos rodean y que queremos, vivimos en un frenesí mental al que nos hemos acostumbrado y, por lo tanto, es difícil que seamos conscientes.

Meditar es hacer un parón entre todo ese movimiento para reencontrarnos con nosotros mismos. Hay personas que utilizan lo desconocido de esta práctica para afirmar que conectan con entes o con seres que dan discursos y órdenes o premoniciones. Eso no es real, nadie va a interrumpir tu meditación para darte un mensaje celestial.

Cuando meditas conectas contigo, te escuchas a ti mismo, aclaras dudas que pueden llevar tiempo paseando por tu mente, te relajas, descansas y recargas energías.

Meditando resolverás más problemas que comiéndote la cabeza y dándole vueltas al mismo tema una y otra vez si no has probado nunca a hacerlo te invito a que lo hagas.

Como se medita

Hay tantas formas de meditar como personas en el mundo, cada maestrillo usa su librillo aunque si no lo has hecho nunca si es bueno que tengas en cuenta algunos consejos para facilitarte el primer contacto con este ejercicio. Es muy importante que te escuches tú a ti mismo y lo que hagas este acorde con lo que te apetece a ti, si ves que hay algo que no te gusta o no te acaba de convencer es tan sencillo como sustituirlo por algo que si te apetezca, no hay normas ni reglas.

Meditar puedes hacerlo en diez minutos o en una hora, es algo habitual que debido a la relajación puedas dormirte mientras te relajas por lo que las primeras veces, hasta que conozcas como respondes tú y tu cuerpo a esta situación es aconsejable hacerlo en un horario cercano a la noche.

No necesitas ponerte en la postura del loto ni colocarte en ninguna postura específica para relajarte, tienes que buscar estar en una postura cómoda, que no vayas a estar luego pensando en si te duele la rodilla, te pesa el brazo, se te duerme la pierna o te está matando la espalda.

Lo más fácil es que encuentres una postura agradable acostado boca arriba para facilitar la respiración.

Durante el tiempo en el que vayas a meditar es importante que no vayan a interrumpirte por lo que pon el teléfono en silencio e intenta que sea en un momento en el que sepas que no van a ir a buscarte.

Puedes poner música de relajación, inciensos, velas o puedes no poner nada porque no lo necesites, eso va al gusto de cada uno.

Lo primero que tienes que hacer para meditar es centrarte en tu respiración, es una buena manera de centrarte solo en ti mismo, haces 3 respiraciones profundas y, a partir de ahí, respira con normalidad, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. A medida que te centres en tu respiración irás sacando pensamientos de tu mente y otros quedarán, no te preocupes por estos pensamientos que te queden, el objetivo no es que te olvides de todo.

Una vez que hayas respirado unas cuantas veces y tu mente ya esté concentrada en tu respiración pasaremos a relajar el cuerpo, revisas mentalmente tu cuerpo y destensas, empezando por los pies, las piernas, el abdomen, el pecho, los brazos, los hombros, la cabeza, los ojos, la mandíbula… esto no se hace en dos minutos, tardas un poquito más, contra más veces lo hagas más rápido lo harás porque tu cuerpo entenderá que ese momento es el de relajación.

Fíjate cuando destenses tu cuerpo la cantidad de músculos que tienes tensos y que ni tan siquiera habías notado.

meditacionDespués de esta relajación de tu cuerpo procede a relajarte tú, imagínate paseando por la playa, por un desierto, sobre una nube, nadando, volando… mírate en un espejo, observa una escena, un paisaje, tu mente es libre, no le pongas barreras con el “esto no puede ser”.

Puede que en ese momento tú estés disfrutando con lo que haces o puede que te apartes en una zona bonita de un bosque para pensar tranquilamente en algo que a ti te importe, puede ser que te llegue solo un pensamiento que resuelva algún problema que tienes actualmente.

Cambia de lugar las veces que te apetezca, para recargar energía, por ejemplo, es bueno imaginarse dentro de una pirámide dorada, con cada respiración “tragas” la energía que sale de esta… es como cargar pilas con la luz del Sol.

Con la meditación te centras en ti, tú eres lo importante, nadie tiene porque intervenir ese contacto contigo mismo, es un buen momento para que te desintoxiques de los pensamientos de los demás o de los pensamientos que tengas hacia los demás, no es egoísmo, es un momento necesario para que tu te recuperes a ti y puedas hacer las cosas mejor contigo y para con los demás.

Una vez que ya hayas estado el rato que querías dedicar a la meditación volverás a concentrar la atención en tu respiración y abrirás los ojos. No tengas prisa en levantarte. Poco a poco, verás que te sientes mejor que antes de hacer la meditación.

La primera vez puede costarnos más dejarnos llevar pero con la práctica cada vez conseguirás llegar más rápido a ese estado de tranquilidad y concentración donde en lo único que conecta contigo eres tú mismo.

 

Medita para sanar tu cuerpo y tu mente

laura vera tarot
tarot telefonico

Compatibilidades de los signos

compatibilidad aries compatibilidad tauro compatibilidad geminis compatibilidad cancer compatibilidad leo compatibilidad virgo compatibilidad libra compatibilidad escorpio compatibilidad sagitario compatibilidad capricornio compatibilidad acuario compatibilidad piscis
tarot en persona
horoscopo mensual